Home / BMW
Renting BMW

Renting BMW

Busca entre nuestros modelos las mejores ofertas de los coches BMW

¿No encuentras lo que estás buscando?

Renting de coches BMW

Con Vamos disfruta de la sensación de conducir los mejores coches de alta gama con el renting de BMW 
Con Vamos puedes disfrutar del renting de BMW, un fabricante alemán de automóviles con más de 100 años de historia, que se dedica a la fabricación tanto de vehículos de alta gama, como de motocicletas Premium. Su origen se remonta a 1913 en la ciudad de Múnich, la capital del estado de Baviera, donde radica en la actualidad su sede central.

Sus siglas responden al nombre original de la marca, Bayerische Motoren Werke, que en español significa ‘Fábrica Bávara de Motores’. Actualmente la empresa es líder mundial en ventas en cuanto a automóviles de alta gama se refiere, compitiendo directamente con prestigiosas compañías como Audi, Lexus, Mercedes-Benz y Volvo, entre otras.

Origen de la marca

Los orígenes de la marca alemana BMW se remontan a 1913, cuando el ingeniero automovilístico Karl Friederich Rapp, tras haber prestado sus servicios en la compañía automotriz conocida en la actualidad como Daimler AG (Mercedes-Benz), decidió fundar en Múnich su propia empresa llamada Rapp Motorenwerke GmbH.

La compañía de Rapp, dedicaba su actividad productiva a la fabricación de motores para aeronaves. Así, durante la Primera Guerra Mundial, se convirtió en proveedor oficial de motores aeronáuticos para la Fuerza Aérea Alemana. En 1917 llegó el que sería el punto de inflexión de la empresa: el Ejército encargó la fabricación de 600 motores de aviación, diseñados previamente por Max Friz.

En 1917, la sociedad cambió su nombre a Bayerische Motoren Werke GmbH (BMW). El éxito de la empresa fue tal, que se llevó a cabo una reestructuración interna de modo que Franz Josef Popp fue nombrado Director General. Este hecho propició que, varios meses después y tras varias diferencias internas, su fundador, Karl Rapp, abandonara la compañía.

Nacimiento de la nueva BMW

El final de la Primera Guerra Mundial trajo consigo el Tratado de Versalles, de modo que la fabricación de motores para aviones se prohibió durante 5 años. Por aquel entonces, este era el único producto que producía la empresa alemana por lo que su actividad productiva se vio gravemente afectada, viéndose obligados a buscar alternativas como, por ejemplo, la fabricación y comercialización de bicicletas.

Tras años de esfuerzos por mantener a flote la compañía, después de que su producción se viese drásticamente afectada por el Tratado de Versalles, el banquero austro-húngaro y principal accionista de BMW, Camillo Castiglioni, abandonó la empresa para irse a Bayerische Flugzeugwerke AG (BFW), llevándose consigo los derechos de la marca BMW así como las patentes de los motores de aviación.

Poco después Castiglioni se convirtió en accionista mayoritario de BFW. En ese momento, el banquero aprovechó para rebautizar a su nueva empresa con el nombre de la que había dejado atrás -Bayerische Flugzeugwerke AG- y, no contento con eso, impuso la marca BMW. Además, Castiglioni fichó a los artífices del éxito de esta: el Director General, Franz Josef Popp, y el ingeniero Max Friz.

Primeros automóviles

Hasta que en 1924 no se derogase la prohibición de fabricar aviones en Alemania, BMW se dedicó a la producción de motocicletas. Así, el 28 de septiembre de 1923, fue presentada en Berlín su primera motocicleta, la BMW R32. Pese a ser novatos en el sector, la R32 resultó ser una de las mejores motos del mercado debido a su novedoso diseño y a su construcción y fiabilidad.

En 1928, BMW se hizo con Automobilwerk Eisenach, una empresa fabricante de automóviles. De este modo, el 22 de marzo de 1929, la compañía de Castiglioni produciría su primer coche en serie con la fabricación del modelo 3/15 PS, también conocido como DA 2. Este fue producido bajo la licencia del fabricante británico de automóviles Austin Seven.

Pero no fue hasta 1932 cuando llegaría el primer vehículo 100% BMW, es decir, el primer coche de nueva construcción diseñado y fabricado íntegramente por  el personal de la compañía. Se trata del modelo 3/15 PS, conocido también como AM1. Este logró un gran éxito de ventas, de modo que la compañía siguió fabricando nuevos modelos hasta que, con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, se detuvo su producción.

Segunda Guerra Mundial

El estallido de la Segunda Guerra Mundial suscitó la reactivación de la producción de aviones militares en Alemania. De este modo, BMW retomó su actividad original y, en 1939, se introdujo de lleno en la fabricación de aeronaves. La compañía se unió al fabricante industrial Siemens AG, mediante una alianza estratégica, para responder a la demanda del Gobierno alemán. Así, llegaron a producir más de 30.000 unidades.

Con este cambio de estrategia empresarial, la compañía dejó de lado la producción tanto de automóviles como de motocicletas, con excepción de los ciclomotores de uso militar que demandaron las Fuerzas Armadas Alemanas. La inmersión en el sector aeronáutico fue de tal calibre que, en 1944, BMW realizó una ampliación de capital para aumentar la producción de motores de avión. Nadie podía presagiar entonces el hundimiento de la compañía.

El fin del conflicto armado y la consiguiente derrota de Alemania en 1945 provocaron efectos devastadores en el desarrollo económico de BMW. Dado que el 50% de su plantilla estaba conformada por prisioneros de guerra, estos quedaron liberados con el fin de la contienda, recibiendo la empresa fuertes sanciones por ello. Asimismo, la gran mayoría de sus fábricas fueron destruidas por los bombardeos o expropiadas por los vencedores.

El resurgir de BMW

Seis años después, en 1951, BMW volvió a producir otro automóvil y lo hizo a lo grande. Se trataba del BMW 501, un coche de lujo con motor de 6 cilindros. Pero no fue hasta la década de los 60 cuando, gracias a la aparición del Grupo Quandt, liderado por los hermanos Herbert y Harald Quandt y su inyección económica que le permitió hacerse con el 60% de la empresa, empezó la revolución de la marca de Múnich.

El éxito total como marca llegaría en 1983 con el BMW E30, un modelo que disparó las ventas de la sociedad alemana. Se trataba de una berlina de dos puertas que sentó las bases de las berlinas deportivas. En 1990, se inauguró en Múnich el Centro para la Investigación y la Innovación, llamado FIZ. En 1994, BMW abre una filial en la ciudad estadounidense de Carolina del Sur, dando inicio así a su expansión internacional.

Origen del nombre y logo

El nombre de la marca está formado por las iniciales de la denominación original de la compañía: Bayerische Motoren Werke (BMW). En español significa ‘Fábricas de Fotores de Baviera’, el estado del sureste de Alemania donde se encuentra Múnich, ciudad donde en la que tuvo lugar el nacimiento de la empresa. Asimismo, el nombre hace referencia a la actividad empresarial a la que dedicaban su producción: motores de todo tipo.

El origen del famoso emblema de la compañía alemana se remonta a 1913, cuando Karl Rapp fundaba Rapp Motorenwerke GmbH, la compañía que dio origen a la actual BMW. El logo de esta, estaba formado por un caballo de ajedrez colocado dentro de un grueso anillo negro que incluía, en color blanco, las palabras de la marca: Rapp Motor.

Así, cuando en abril de 1917 la empresa pasó a denominarse Bayerische Motoren Werke, además de cambiar el nombre cambió también el logotipo. Si bien es cierto, se mantuvo su forma original. De este modo, respetando el grueso anillo negro, se sustituyó al caballo de ajedrez por una espiral que representa la hélice de un avión en movimiento mientras volaba por un cielo azul con nubes blancas.

Actualidad

Actualmente el gigante alemán está presente en cinco continentes, en cuanto a producción se refiere. Sus coches, comercializados en todo el mundo, son producidos en las 31 fábricas que tiene la marca distribuidas en 14 países al rededor del mundo. La más grande de ellas es la planta que se encuentra en Spartanburg, Carolina del Sur. Aún así, su mercado más fuerte es el europeo.

Sus vehículos se comercializan bajo las marcas BMW, Mini y Rolls-Royce, mientras que las motocicletas lo hacen bajo la marca BMW Motorrad. Pese a que destaca en el sector automotriz por ser el líder indiscutible en ventas de vehículos de alta gama, el BMW Group también es propietario del banco alemán BMW Bank GmbH que, entre otros servicios, se encarga de la financiación de los vehículos de BMW y Mini.

Ventajas del renting de BMW con Vamos

El renting de BMW que te ofrecemos en Vamos te permite estrenar tu nuevo coche sin que tengas que comprarlo. En tan solo unos minutos puedes reservar el mejor modelo y recibirlo de forma gratuita donde tú quieras en un plazo máximo de 20 días. Además, el renting de BMW no precisa de entrada ni de fianza y está disponible tanto para particulares, autónomos y empresas. Tan solo deberás rellenar tu solicitud, 100% online, a través de nuestra web.

La cuota del renting de Vamos incluye un seguro a todo riesgo además de los impuestos derivados del vehículo, la ITV y el servicio de asistencia en carretera. También nos encargamos del mantenimiento del coche, de las revisiones y del cambio de neumáticos. De esta manera, con el renting de BMW que pone a tu disposición Vamos, líder en renting de coches online, solo tendrás que encargarte del carburante que precise tu nuevo coche.