¿Cómo pulir los faros de mi coche para pasar la ITV?

27 de septiembre de 2020 Tiempo de lectura 5´

La ITV es una cita periódica a la que deberemos acudir para certificar que nuestro vehículo cuenta con las condiciones idóneas para la conducción. Es una gestión necesaria para que nuestra seguridad se vea reforzada y también, conseguir que nuestro vehículo cuente con el mantenimiento correcto que permita su uso durante su vida útil.

Durante la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) se revisan una serie de puntos que se consideran críticos para la conducción del vehículo. Si se detectan irregularidades, puede suponer la declaración de vehículo no apto para la circulación. Si no se lleva a buen puerto esta gestión puede traer consigo sanciones económicas de hasta 500 euros.

En el caso de que la ITV esté caducada o el resultado es desfavorable la multa se reduce a 200 euros. Es necesario indicar que no existe carencia y será necesario pasar la ITV siempre sin excusas, o cambiar de vehículo en su caso.

Entre los diversos puntos que se revisan en la ITV se presta atención al funcionamiento de los faros de nuestro coche. En ellos se comprueban todos los sistemas de luces que usamos en la conducción como son: las luces de cruce y de carretera, los faros antiniebla, las luces de posición, de freno, de marcha atrás y de día. También se incluyen los intermitentes y las luces de emergencia.

La deficiente intensidad de la luz puede ser motivo de una ITV desfavorable

Uno de los factores que puede incidir en la calidad de la iluminación de nuestro coche, es que los faros se opacan fácilmente y no permiten que las luces cumplan con su funcionalidad. Esto pasa sobre todo con los faros delanteros que sufren la acción de agentes externos como la lluvia, la tierra de la carretera, la humedad de las zonas de costa y un largo etcétera.

Esto puede llevarnos a que durante la ITV se detecte el funcionamiento de las luces de nuestro coche como incorrecta dando lugar a un defecto considerado como grave ya que la intensidad de la luz no es correcta. El resultado de la ITV puede ser desfavorable haciendo que nuestro vehículo solo pueda ser conducido hasta un taller para subsanar el defecto.

Por ello siempre es recomendable revisar los faros de nuestro coche es un problema de fácil solución que nos puede evitar sorpresas desagradables durante la ITV. Para conseguir tener los faros en óptimas condiciones se pueden limpiar para permitir que la luz pase sin problemas con la intensidad adecuada.

El proceso de pulido de nuestros faros es muy sencillo y lo podemos hacer nosotros mismos, incluso poco tiempo antes de nuestra cita con la ITV. Podemos encontrar productos específicos en el mercado que nos ayudarán a pulir nuestros faros de manera efectiva. En tiendas especializadas podemos encontrar kits con todo lo necesario para hacerlo.

Si queremos un resultado más profesional podemos acudir a talleres que cuentan con este tipo de servicios específicos o también podemos optar por cambiar esta pieza de nuestro automóvil con el correspondiente desembolso económico.

Existen métodos caseros para pulir los faros de nuestro coche

Si cuentas con habilidades o eres un manitas puedes usar una taladradora o lija mecánica que te ayudarán a conseguir que tus faros vuelvan a un estado óptimo. Para ello, limpiaremos la superficie y haremos desaparecer cualquier impureza y protegeremos las zonas cercanas con cinta de carrocero.

A continuación, usaremos lijas de distinto grano empezando por una de 400, y pasando luego a una de 1000 y de 2000, dependiendo del grado de deterioro de nuestro faro. Deberemos ir mojando la superficie de manera continua y usar el taladro o lija eléctrica a una velocidad baja.

Tras este paso procederemos a secar bien el faro para realizar el pulido propiamente dicho. Para pulir, se volverá a usar el taladro, pero con un disco de lana al que se le aplicará un líquido de pulimento, que podemos encontrar en tiendas de bricolaje. Usando también velocidades bajas y aplicándolo de manera uniforme conseguiremos los resultados de transparencia deseados.

Para los faros de plástico existe una manera casera de pulir con eficacia usando pasta de dientes. Se aplica mediante una esponja y se aclara con agua templada y jabón. De esta manera conseguiremos fácilmente realizar un mantenimiento eficaz de la transparencia de nuestros faros.

Estas soluciones te permitirán pasar la ITV de manera positiva, aunque siempre se habrá de observar que ante el excesivo deterior de nuestros faros la mejor solución es el cambio de estos.

Pasar la ITV es muy necesaria, pero puede ser una gestión algo complicada. En VAMOS.es podrás disfrutar del vehículo que mejor se adapte a ti sin necesidad de pasar este tipo de trámites. A cambió de una módica cuota te ofrecemos los mejores servicios para que tu única preocupación sea la de disfrutar de tu vehículo.

Compartir