En Vamos te contamos cómo pulir tus faros viejos y dejarlos como nuevos

11 de agosto de 2020 Tiempo de lectura 5´
El paso del tiempo unido a las condiciones meteorológicas adversas puede provocar que los faros de tu coche se terminen “enturbiando”, haciendo que pierdan luminosidad y pudiendo causar, además, una ITV desfavorable. En estas situaciones tenemos dos opciones: cambiarlos por unos nuevos o hacer que recuperen su aspecto original con algunos trucos. Si te decantas por la segunda opción y quieres que tus faros vuelvan a lucir como el primer día, sigue leyendo porque hoy en VAMOS te contamos cómo pulir tus faros viejos y dejarlos como nuevos.

Trucos para pulir los faros de tu coche

Antes de comenzar con la tarea de pulir los faros, es importante que determines que realmente es necesario hacerlo. En algunos casos la opacidad del faro puede producirse en el interior del mismo, normalmente debido a la utilización de bombillas inadecuadas. En este caso, lo más probable es que debas cambiarlos por otros nuevos. Una vez que compruebes que la opacidad del faro se encuentra en el plástico exterior, es hora de empezar con el pulido. Para conseguir unos resultados fantásticos, queremos hablarte de un producto muy económico y efectivo que se puede encontrar en todos los hogares: ¡la pasta de dientes! ¿Quieres probarlo? ¡Allá vamos! Antes de empezar, recuerda tener listos los siguientes materiales:
  • Pasta de dientes
  • Producto quitagrasas
  • Paño o bayeta suave
  • Agua

¿Listo? Los pasos a seguir serán los siguientes:

  1. El primer paso será limpiar los faros con un paño húmedo y jabón para retirar el polvo y la suciedad superficial.
  2. A continuación, aplica pasta de dientes en una bayeta y comienza a limpiar el faro haciendo movimientos circulares, pero sin apretar demasiado.
  3. Una vez completado este paso, podrás comprobar cómo gran parte de la suciedad se habrá quedado adherida al paño o bayeta.
  4. Por último, tendrás que aplicar el producto quitagrasas en otro paño para sacarle brillo a tus faros.
  5. ¡Listo! Verás como el resultado es realmente bueno y podrás volver a recuperar la luminosidad y el brillo en tus viejos faros.
Otro truco que puede ayudar a mejorar aún más el resultado final, es lijar el faro antes de aplicar la pasta de dientes para retirar así las partes quemadas y opacas. Las lijas recomendadas para este fin son las de grano 400, 1000 y 2000. Es importante que tengas a mano un difusor de agua y vayas aplicando el líquido sobre el faro y la propia lija durante el proceso. La mejor forma de hacer el lijado es realizando movimientos circulares, aunque para las esquinas suelen funcionar mejor los movimientos verticales. El objetivo es suavizar la superficie del faro, por lo que, si una vez terminado el trabajo aún encuentras zonas ásperas, te recomendamos repetir el proceso. Si finalmente no te convence como ha quedado y quieres un resultado más profesional, siempre puedes optar por llevar tu coche a un especialista, o también puedes adquirir un pack especializado para el pulido de los faros de tu coche. Así podrás hacerlo tú mismo con unos resultados aún mejores y más duraderos. ¿Qué te han parecido estos trucos para pulir los faros de tu coche? ¡Ahora ya no tienes excusa para no tenerlos siempre relucientes! Desde VAMOS nos encanta ayudarte a mantener tu coche siempre en su mejor estado por eso siempre ofrecemos los mejores consejos e información útil en nuestro blog. Además, si contratas tu coche de renting con VAMOS en la cuota mensual se incluye todo lo necesario para que tú puedas disfrutar al máximo de tu coche sabiendo que se encuentra en las mejores manos. Por si no lo tienes claro, a continuación, te detallamos todo lo que incluye el renting de VAMOS:
  • Seguro a todo riesgo o a todo riesgo con franquicia
  • Asistencia en carretera
  • Mantenimiento completo
  • Cambio de neumáticos
  • Impuestos
Tan solo tendrás que preocuparte de echarle gasolina para que siempre esté listo para una aventura o para el día a día. ¿A qué esperas para pasarte a la nueva forma de tener coche? ¡VAMOS!

Compartir