Renting Alfa Romeo

Busca entre nuestros modelos las mejores ofertas de los coches Alfa Romeo

Renting de coches Alfa Romeo

Descubre la cuna del automovilismo con el renting de Alfa Romeo

En Vamos te proponemos disfrutar del renting de Alfa Romeo, una marca italiana que centra su producción en automóviles deportivos y de alta gama. Su fundación tuvo lugar en 1910 en Milán, ciudad del norte de Italia a la que ha estado vinculada desde su creación. Sus modelos se caracterizan por un elegante diseño y por altas prestaciones, sobretodo en lo referente a los segmentos de Gran Turismo y vehículos deportivos.

Compañía italiana de origen francés

La centenaria y prestigiosa marca italiana tiene, en realidad, origen galo. A principios del S. XX, los coches de la marca francesa Darracq eran muy bien considerados entre el público del país itálico. Por ello, el fundador de dicha compañía, Alexandre Darracq decidió, en 1906, expandir fronteras y montar una fábrica de automóviles en Italia. De este modo, constituyó en Nápoles la Società Italiana Automobili Darracq.

Poco duró la aventura de Darracq en el sur de Italia. Alexandre pronto se dio cuenta de que la industria italiana se concentraba al norte del país, de manera que decidió trasladar la compañía a un polígono industrial de Portello, a las afueras de Milán. El francés se hizo con unos terrenos de 36.000 m² en los que construiría su nueva fábrica de coches.

En 1909 el nivel de ventas de la empresa se vio considerablemente reducido. Esto llevó a Darracq a vender la filial italiana a un grupo de empresarios, dando paso, en junio de ese mismo año, a la constitución de la Anonima Lombarda Fabbrica Automobili.

Primer coche totalmente italiano

No fue hasta 1911 cuando el primer coche que fabricó A.L.F.A salió al mercado. Se trataba del modelo 24 HP, totalmente italiano, diseñado por Giuseppe Merosi. Este resultó ser un éxito gracias a su excelente mecánica, fiabilidad y facilidad de conducción; unas características que se convertirían, posteriormente, en símbolos de la marca. En 1914, A.L.F.A fabricó el Alfa Grand Prix, el primer modelo para la competición.

En agosto de 1915, la Banca Italiana di Sconto, dueña de la mayor parte del accionariado de la compañía, puso a Nicola Romeo al frente de la empresa. Ese mismo año, A.L.F.A dejó de fabricar coches debido al estallido de la Primera Guerra Mundial.

El mercado exigía la conversión a la producción de material bélico y A.L.F.A no pasaba por su mejor momento. Eso y un contrato gubernamental fallido para la construcción de vehículos militares, provocó la suspensión anticipada de la empresa por parte de la Banca Italiana di Sconto.

De esta manera, la compañía Saronno, que fabricaba piezas de ferrocarril, tomó el control de la fábrica. La contienda supuso para A.L.F.A un cese en la fabricación de coches, pero a su vez, un reflotamiento del negocio.

Unión con Ferrari

Una vez acabado el conflicto bélico, la compañía italiana regresó a la fabricación de automóviles. En 1920 Nicola Romeo fusiona la Società Anonima Nicola Romeo con la A.L.F.A dando lugar al nacimiento de la marca que conocemos hoy en día, Alfa Romeo.

Ese mismo año, Enzo Ferrari se unía a la compañía para trabajar en la marca y competir con sus coches de carreras. Unos años más tarde, el joven se convirtió en distribuidor de Alfa Romeo en las regiones de Emilia-Romagna y Marche. En 1929 fundó la Società Anonima Scuderia Ferrari, e inscribió con éxito a los coches Alfa Romeo en las principales carreras internacionales, con un grupo de más de 40 conductores, incluido él mismo.

En 1933, el Instituto para la Reconstrucción Industrial adquirió la compañía Alfa Romeo y anunció que esta se desvinculaba de la competición para centrarse, única y exclusivamente. a la producción de vehículos comerciales. De este modo, la división deportiva del grupo pasaba a depender directamente de la Scuderia Ferrari, que se hizo cargo de las carreras de Alfa Romeo.

En 1937, Alfa Romeo adquirió el 80% de las acciones de Ferrari, disolvió la empresa y transfirió su equipo al Portello de Milán. Además, fundó un departamento de carreras llamado Alfa Corse. Enzo Ferrari fue nombrado director, pero en 1939 la falta de autonomía en la empresa lo empujó a abandonarla y crear su propia compañía.

Segunda Guerra Mundial

Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, las factorías de la empresa italiana estaban en el punto de mira de los combatientes debido a la fabricación de motores aeronáuticos y vehículos militares. Tanto fue así que fue bombardeada en repetidas ocasiones quedando, en 1944, reducida a escombros y obligando a la compañía a detener toda su actividad.

En 1947, con el conflicto bélico ya finalizado, se reincidió la producción de automóviles. De este modo, a finales de los años 40, la compañía presidida por Nicola Romeo, volvió a fabricar automóviles al máximo de su capacidad.

Automovilismo

Desde su constitución, la empresa italiana ha formado parte del mundo del automovilismo. Con sus diseños exclusivos ha conseguido proclamarse campeona en todas las competiciones legendarias como la Targa Florio, la Mille Miglia y las 24 horas de Le Mans, entre otras.

Además, la escudería italiana se ha hecho con cinco títulos mundiales. Entre ellos destaca el primer campeonato del mundo de automovilismo celebrado en 1925, con el modelo P2; los primeros campeonatos de Fórmula 1 con los legendarios Alfetta 158 y 159; el campeonato mundial de marcas de 1975; y el campeonato mundial de deportivos de 1977.

Alfa Romeo comenzó en las carreras de motor en 1911, un año después de su fundación. En 1920 ganaba su primera carrera. Lo hizo en Mugello con Giuseppe Campari como piloto. Por su parte, Enzo Ferrari, que por entonces pilotaba para la compañía de Milán, fue segundo en la Tarea Florio en el mismo año. En 1921 Giuseppe Campari volvió a ganar en Mugello.

A partir de 1960, la empresa del norte de Italia volvió a centrarse en la producción de coches de competición más que en la fabricación de vehículos comerciales, disfrutando así de un gran prestigio en los campeonatos. Desde 1960 hasta 1987 la marca participó en la Fórmula 1 de diferente modo: como proveedor y como constructor.

Origen de la marca

El nombre de la marca está compuesto por las siglas de los términos italianos Anonima Lombarda Fabbrica Automobili (A.L.F.A) y el apellido Romeo, correspondiente a Nicola Romeo, el empresario industrial a cuyo cargo fue puesta la compañía.

Historia del logo

El emblema de la compañía corrió a cargo de Romano Catteno, un delineante italiano que, en 1910, recibió el encargo de diseñar el logotipo de A.L.F.A, una nueva empresa de automóviles que se había establecido en Milán. El logo está basado en el escudo de armas de la Casa de Visconti y en la cruz roja sobre campo blanco que representa a la ciudad de Milán.

Cuenta la leyenda que, a principios del siglo V d.C, una serpiente de grandes dimensiones merodeaba alrededor de la ciudad milanesa devorando humanos e instaurando el temor entre la población local. Fue Ottoni Visconti quien mató al reptil, devolviendo así la paz a Milán. Su hazaña fue tal, que logró ser conmemorada en el escudo de armas.

Por su parte, la cruz roja con fondo blanco rememora a Giovanni Da Rio, considerando el primero en pasar los muros de Jerusalén y plantar allí una cruz durante la primera cruzada.

Inicialmente el emblema de la marca incluía el símbolo de la ciudad de Milán en un logo circular bordeado por un anillo azul que contenía las palabras ‘Alfa Romeo’ y ‘Milano’. A principios de los años 70, debido a la apertura de una fábrica cerca de Nápoles, se eliminó del logo la inscripción ‘Milano’.

Actualidad 

En 1986 el Grupo Fiat se hizo con la empresa de Milán, pasando esta a ser una división dentro del conglomerado de fabricantes del grupo italiano. En 2007 Fiat reorganizó su estructura separándola en cuatro divisiones independientes. Estas fueron Fiat, Alfa Romeo, Lancia y Fiat Vehículos Comerciales.

Desde 2017 la compañía de Milán es una de las escuderías que integran la parrilla del mundial de Fórmula 1 gracias al acuerdo de colaboración técnica y comercial firmado con Sauber, formando así el Alfa Romeo Sauber F1 Team.

Ventajas del renting en Vamos

En Vamos te ofrecemos la forma más inteligente de estrenar tu próximo coche sin necesidad de comprarlo. A través del renting de Alfa Romeo te proponemos que disfrutes del modelo y la cuota que mejor se adapte a tus necesidades.

Con el renting de Vamos, en unos minutos y con tan solo unos clicks, puedes reservar el coche perfecto y recibirlo en tu casa en unos días y de forma gratuita para empezar a conducirlo.

Además, disponemos de la mejor oferta de renting sin entrada. Con nosotros no tendrás que endeudarte para financiar tu coche, pagar el seguro, impuestos, asistencia en carretera o el mantenimiento que el propio vehículo conlleva. Todo ello viene incluido en tu cuota mensual de renting. Además de ahorrarte el concesionario, puedes elegir entre nuestros modelos el que mejor se adapte a ti.

Una vez hayas elegido el modelo que más se adapte a tus necesidades, puedes reservar tu renting de Alfa Romeo desde el sofá de casa ya seas particular, autónomo o empresa. Tan solo deberás rellenar unos datos para que tu solicitud, 100% online, sea aprobada. Tan pronto como hayas hecho la reserva, te llevamos el coche a la puerta de casa o adonde tú prefieras, sin ningún coste adicional.

¿No encuentras lo que estás buscando?

Introduce tus datos y buscaremos el coche perfecto para ti

He leído y acepto los Términos y condiciones de uso y la Política de privacidad