¿Sabes cuál es la diferencia entre leasing y renting?


Publicado el Tiempo estimado de lectura 4'
diferencia entre leasing y renting
Si definir qué es el renting nos cuesta, conseguir identificar todas las diferencias que existen con el leasing se antoja como un reto mayor. En principio, una y otra son fórmulas alternativas a la compra tradicional de un coche que nos dan la oportunidad de tener (y usar, obviamente) un vehículo durante un período determinado. Además, ambas nos ofrecen la posibilidad de comprar ese coche cuando el contrato termina. Con este primer esbozo, parece que estamos hablando de lo mismo, ¿verdad? Nada más lejos de la realidad. Te explicamos todas las diferencias entre leasing y renting. ¿Vamos?

Diferencias en la definición de renting y leasing

El renting es un alquiler a medio o largo plazo en el que la empresa te da un coche y tú, como usuario, pagas una cuota mensual como contraprestación. Eso sí, la propiedad del vehículo, en todo momento, es de la compañía.

El leasing, sin embargo, está basado en un contrato de arrendamiento financiero y, por lo tanto, está regulado por la ley. Se transfieren los riesgos y beneficios derivados de la propiedad y, además, hay que formalizarlo a través de una entidad de crédito.

A diferencia del renting, el leasing incluye el derecho de compra obligatoriamente; algo lógico si tenemos en cuenta que esta fórmula está pensada para adquirir el coche, independientemente de lo que haga el usuario cuando acabe el contrato.

La última diferencia entre leasing y renting a nivel de concepto la encontramos en lo referente a la cuota. La del leasing incluye el precio de la amortización del nominal, la financiación y los impuestos (si corresponde).

Diferencias en el contrato de renting y leasing

Con ambos contratos sobre la mesa, el del renting destaca por su flexibilidad. Lo normal es que los contratos duren entre uno y cinco años, pero lo cierto es que no hay limitación legal sobre ello. Además, si quieres cancelar el contrato antes de tiempo, podrás hacerlo siempre y cuando sea un renting fijo (en el flexible no es posible rescindirlo) y a cambio de una penalización que estará estipulada en el contrato.

En el caso del leasing la duración viene preestablecida y normalmente es de dos años, un tiempo en el que, pase lo que pase, no se podrá anular el contrato. Superado este plazo mínimo, en algunos casos sí se podrá cancelar el contrato de leasing porque se habrá acordado previamente.

diferencias entre leasing y renting

¿Quién puede contratar un renting y un leasing?

El renting permite que el contrato esté a nombre de una persona física o jurídica. O lo que es lo mismo: empresas, autónomos y particulares.

El leasing, sin embargo, no cuenta con una oferta tan amplia ya que está dirigido a la actividad empresarial o profesional del usuario. Por lo tanto, sólo puede ser contratado por empresas y autónomos.

Leasing vs renting: cuotas

Otra diferencia entre renting y leasing la encontramos en las cuotas. La cuota del renting incluye todo y cuando decimos «todo» nos referimos a seguro, mantenimiento, cambio de neumáticos, impuestos de matriculación y circulación, Inspección Técnica del Vehículo (ITV), si es necesario, y asistencia en carretera. La gasolina es lo único que corre a tu cuenta.

Además, a lo largo de todo el contrato, las cuotas del renting permanecen fijas. Como en otras tantas cosas, existe una excepción: si haces algún reajuste en las coberturas de tu seguro o das varios partes, puede que la parte que corresponda al seguro varíe y, en consecuencia, tu cuota mensual cambiará.

En el caso del leasing, la cuota incluye la amortización del coste del coche, la financiación y los impuestos. Tú, como usuario, tendrías que hacerte cargo del resto de los costes: mantenimiento, cambio de neumáticos… Además, suele ser habitual que la empresa de leasing te obligue a contratar un determinado seguro de coche.

leasing vs renting

Renting vs leasing: fiscalidad y contabilidad

En el último apartado de las diferencias entre leasing y renting nos encontramos con la fiscalidad y la contabilidad. También hay distinciones en cuanto a las posibilidades de desgravar o deducir las cuotas y los impuestos.

En el caso del renting funciona así:

  • La cuota puede desgravarse al 100%, tanto en el impuesto de sociedades como en el IRPF.
  • La parte correspondiente al IVA se podrá deducir en la declaración de este impuesto de forma proporcional al uso del coche para la actividad económica.
  • Lo normal es que se pueda deducir, como mínimo, el 50% como IVA soportado. Si se puede probar que el coche se destina totalmente a la actividad económica, se podrá deducir al 100%.

Con el leasing, las particularidades son estas:

  • Las cuotas se pueden desgravar del impuesto de sociedades o del IRPF.
  • La opción de compra se considera una compraventa y, por lo tanto, en el activo se recoge el valor del bien y en el pasivo, la deuda a corto y largo plazo.
  • La cuota puede variar debido al ajuste de los intereses de la financiación del coche.

Aplicaciones para el coche

Renting o leasing para autónomos y empresas

Tanto el renting como el leasing son una opción interesante para autónomos y empresas debido a las ventajas que les ofrecen específicamente. Eso sí, es importante distinguir entre ambas fórmulas para saber cuál es la que mejor se adapta a las necesidades de cada uno. No hay una mejor que otra, simplemente dependerá de las circunstancias de la empresa o del autónomo.

Empezamos con el renting para autónomos y empresas. Es una vía adecuada por varias razones. Como no se transmiten todos los derechos y obligaciones de la propiedad del coche, la empresa o el autónomo no tienen que hacer frente a los gastos de mantenimiento, del seguro, de los impuestos, etc.

Por lo tanto, las cuotas mensuales incluyen todo menos el combustible, son más económicas porque no son un producto financiero y, además, son 100% deducibles en el IRPF porque fiscalmente son un gasto. A esto hay que añadir que el IVA soportado se puede deducir en un 100% si se demuestra que el coche es de uso profesional y en un 50% si también se utiliza a nivel personal.

Finalmente, el renting para autónomos y empresas les permite reducir la deuda en un hipotético caso de insolvencia devolviendo coche y cancelando el contrato. Y también ofrece la posibilidad de renovar el vehículo dotándoles de modelos modernos y actualizados; eso sí, la opción de compra que sí ofrece el leasing habría que acordarla en la firma del contrato.

Inventos de la historia del coche

Es el turno del leasing para empresas y autónomos. Como decíamos, la principal diferencia con el renting es que da la opción de comprar el coche cuando acaba el contrato. Esta no es la única característica de este sistema de financiación, pero, eso sí, todas están condicionadas al uso profesional del vehículo.

En este sentido, el leasing les permite comprar un coche para su negocio sin necesidad de recurrir a préstamos. Por otro lado, al considerarse un gasto, no sólo se reducen los impuestos, también los beneficios en el balance.

Además, si se declaran insolventes, también podrán rebajar la cuantía de la deuda devolviendo el coche y cancelando el contrato. De esta manera, se elimina la posibilidad de un embargo de bienes. Finalmente, igual que sucede con el renting, el leasing para empresas y autónomos permite renovar el coche cada cierto tiempo.

fiscalidad-renting
Publicado el Tiempo de lectura 5´

Fiscalidad del renting: todos los secretos

La fiscalidad del renting juega un papel fundamental en la toma de decisión de las empresas y de los profesionales autónomos. Esta forma de movilidad, que te permite utilizar un vehículo sin tener que comprarlo, cuenta con ventajas en términos de IVA, IRPF e Impuesto de sociedades. Compartimos contigo los detalles, porque nos gusta hacerte … Continuar leyendo "Fiscalidad del renting: todos los secretos"

Publicado el Tiempo de lectura 4´

Las dudas más frecuentes sobre el renting

¿Tienes dudas sobre el renting de coches? No te preocupes, porque en esta entrada resolvemos algunas de las dudas más comunes que los usuarios.

renting con asnef
Publicado el Tiempo de lectura 4´

Renting con ASNEF: ¿es posible?

Puede que no lo sepas, pero quizá tu nombre aparezca en el temido fichero de establecimientos de crédito. Podrías tener pendiente alguna obligación financiera...