Vuelta al cole: conoce la normativa sobre las sillas para Niños y Bebés

5
min
Image
Bebe en silla roja de coche

Es la época de la vuelta al cole y una de las primeras necesidades que hay que cubrir es poder llevar de pasajeros a nuestros pequeños de manera segura en nuestros vehículos. La normativa de tráfico al respecto es clara y siempre hay que pensar que nuestros coches no vienen diseñados para transportar niños, por lo que necesitamos dispositivos de adaptación. Los llamados Sistemas de Retención Infantil (SRI) son necesarios siempre que el menor mida menos de 135 centímetros, aunque se recomienda su uso hasta una altura de 150 centímetros. Los vehículos que no tengan a los niños correctamente sentados se podrán inmovilizar según lo establecido en la Ley de Tráfico y Seguridad Vial. Estás sillas para niños y bebés han demostrado su eficacia, llegando a reducir hasta en un 75 por ciento el resultado de muerte en los accidentes automovilísticos y en un 90 por ciento las lesiones que pueden llegar a ser muy graves afectando sobre todo a cuello, cabeza y abdomen de los infantes. La DGT recuerda que en los trayectos cortos son en los que más se baja la guardia poniendo especial énfasis en los desplazamientos de casa al colegio que es donde se acumulan un mayor número de conductas de riesgo. Es necesario mantener la precaución en estos traslados además de usar la correspondiente silla para niño o bebé.

Las sillas de niños para el coche son dispositivos de seguridad que han demostrado su eficacia

Podemos encontrar hasta cuatros grupos de SRI que se ordenan según el grupo de edad para el que se utiliza. Esta clasificación es orientativa y siempre se debe prestar atención a la altura y el peso del niño para determinar qué dispositivo usar. También es necesario comprobar que la silla para niño o bebé que vayamos a adquirir sea compatible con nuestro automóvil. El grupo 0 y 0+ de SRI está formado por aquellas sillas para niños recién nacidos hasta que hayan conseguido un peso de 13 kilogramos aproximadamente. Son las sillas para nuestros bebés que se usan en sentido contrario a la marcha para ofrecer una mejor protección en cabeza, cuello y columna de los pequeños. La sujeción del niño se hace a la silla mediante un arnés de 5 puntos. Está silla se podrá usar hasta que el bebé supere el peso o su cabeza sobresalga del respaldo del SRI. Siempre se usará en el asiento trasero salvo casos excepcionales. Los capazos son menos recomendables y se colocarán transversalmente en los asientos traseros procurando que la cabeza quede situada en la parte central. En el grupo 1 de SRI están incluidas las sillas para niños de 9 a 18 kilogramos aproximadamente. Como se puede comprobar se solapa en parte con la franja de usuarios de los del grupo anterior para ofrecer más versatilidad en la respuesta a las necesidades de seguridad del niño. Estos dispositivos se sujetan al coche usando el cinturón de seguridad o el conocido como sistema Isofix. La silla se debe instalar correctamente antes de sentar al niño y éste va sujeto por un arnés de tres puntos que debe quedar totalmente ajustado. Conviene tener en cuenta que el niño no deberá sacar un barco o soltar ningún agarre para que funcione de manera óptima. En el grupo 2 y 3 se encuentran los SRI que son útiles para garantizar la seguridad de los niños demasiado grandes para una silla, pero aún pequeños para usar el cinturón de seguridad. Se usan desde los 15 hasta los 36 kilogramos aproximadamente. Son elevadores con respaldo que ayudan al niño a llegar a la altura necesaria para que el cinturón de seguridad sea efectivo. Para ello, hay que tener en cuenta que la banda superior deberá pasar por encima de la clavícula y hombro sin tocar el cuello y la inferior, lo más abajo posible sobre caderas y muslos sin que quede nunca sobre el estómago.

Se recomienda usar sillas para los niños hasta que hayan alcanzado una altura de 150 centímetros

La altura es uno de los parámetros para que un menor pueda usar un cinturón de seguridad. Deberá medir más de 135 centímetros y tener cumplidos los doce años para no necesitar usar una silla de niño en el coche. La DGT recomienda el uso de un SRI hasta los 150 centímetros y para este caso, se encuentra el último grupo de SRI. Para tener siempre una buena referencia siempre hay que considerar que el cinturón deberá ir colocado, como hemos explicado anteriormente, sin entrar nunca en contacto con el mentón del niño. Con el uso de las sillas, para niños y bebés, conseguimos una adaptación óptima de nuestro vehículo para una mayor seguridad. En Vamos.es podrás encontrar los coches con mejores prestaciones para una mejor conducción consiguiendo ofrecer más protección para tus pequeños. Nuestros profesionales te ayudarán a encontrar el vehículo perfecto para el uso del correspondiente SRI. Contacta ya con nosotros o entra en nuestra web para conocer todas las posibilidades. En Vamos.es estaremos encantados de atenderte.