Ruta de La Plata, recorre Norte y Sur de Espa√Īa

31 de agosto de 2020 Tiempo de lectura 5¬ī
La Ruta de La Plata es la v√≠a que cruza por completo Espa√Īa de norte a Sur. Una alternativa tur√≠stica llena de historia, que permanece en el tiempo y que permite llegar desde Gij√≥n hasta Sevilla, conociendo con ello la cultura de cada una de siete comunidades. Territorios que se van cruzando a lo largo de todo su recorrido, con rastros de un pasado imperial que se niega a desaparecer, paisajes impresionantes y tradiciones antiqu√≠simas que se extienden de norte a sur. Para entender la relevancia hist√≥rica de la Ruta de la Plata, es necesario transportarse a la √©poca del Imperio Romano, dos milenios atr√°s que sirvieron de punto de partida para la construcci√≥n de una calzada que nac√≠a en M√©rida, anteriormente conocida como Emerita Augusta, pasando por Astorga, que en esta √©poca se conoci√≥ como Asturica Augusta. La Ruta de la Plata se sigui√≥ abriendo paso hacia el sur por diferentes v√≠as alternas, para finalmente llegar a Sevilla, donde cierra su impresionante ruta. La funci√≥n inicial de la Ruta de la Plata, en √©poca del Imperio Romano, era poder transportar diferentes tipos de mercanc√≠as, as√≠ como poder facilitar el movimiento y traslado de tropas militares. Esta misma v√≠a funcion√≥ por siglos como el punto de encuentro de comerciantes, y adem√°s, permiti√≥ ejercer el pastoreo con mejor planificaci√≥n. Es necesario destacar la procedencia del nombre de esta ruta, que hace alusi√≥n a al-balat, que se traduce a camino empedrado. Sin duda la evoluci√≥n de la Ruta de la Plata estuvo estrechamente relacionada con la conquista cristiana de la Pen√≠nsula, a medida que esta lograba avanzar hacia el sur, al punto incluso de servir como camino de peregrinaci√≥n hacia Santiago de Compostela desde el sur. Tanto la econom√≠a como la religi√≥n, fueron determinantes para que hoy en d√≠a esta ruta siga siendo un referente necesario en la historia de Espa√Īa, que se puede conocer desde la comodidad de tu coche, de punta a punta.

Comienza la Ruta de La Plata por Asturias y Castilla y León

El inicio de la Ruta de la Plata est√° lleno de alternativas tur√≠sticas imperdibles, empezando con Gij√≥n y destinos como el r√≠o Piles, la iglesia de San Pedro, el cerro de Santa Catalina o la escultura Elogio del Horizonte de Chillida. Esta visita no puede terminar sin¬† recorrer el barrio de Cimadevilla. Las alternativas gastron√≥micas van desde la famosa fabada, la sardina o el pixin, as√≠ como el cachopo, compuesto por dos filetes de ternera rellenos de jam√≥n y queso, empanados y fritos. Con una buena sidra, puede ser el plan perfecto. Mientras m√°s se vaya abriendo el camino, el siguiente destino ser√° Astorga, donde ir al Palacio Episcopal es una parada obligada. El paisaje lo componen trigales y campos de girasoles, hasta llegar a Zamora, para conocer el r√≠o Duero y la Catedral Rom√°nica con su inconfundible c√ļpula. Mientras se siga avanzando, ser√° el momento de conocer la Granja de Moreruelas, para luego llegar a¬† Castilla, Salamanca, donde a pesar de la poca poblaci√≥n, sus monumentos se mantienen firmes. Las siguientes paradas ser√°n B√©jar, La Aberca, Candelario y Miranda del Casta√Īar. En estos puntos la gastronom√≠a brilla con platos como el cocido maragato leon√©s que incluye garbanzos de pico Pardal, morcilla y verduras. Una vez en Extremadura, ser√° necesario conocer, entre Bejar y M√©rida, ciudades como Plasencia, Galisteo, C√°ceres y Zafra, sin olvidar las poblaciones de Guadalupe y Trujillo. En este recorrido, ni el jam√≥n ib√©rico ni las migas extreme√Īas se hacen esperar.

Sevilla te espera al final de la Ruta de La Plata

El cierre perfecto de la Ruta de la Plata permite conocer las bondades de Andaluc√≠a, donde son paradas obligadas La Plaza del Triunfo, la Giralda, el Real Alc√°zar y la iglesia del Salvador. Conocer el barrio de Santa Cruz, as√≠ como el parque de Mar√≠a Luisa, permite disfrutar de su riqueza cultural, incluyendo el Barrio de Triana, donde la herencia flamenca se apodera de sus calles para convertirse en un atractivo tur√≠stico incomparable para propios y visitantes. La hosteler√≠a tambi√©n es uno de los atractivos m√°s fuertes de Sevilla, gracias al don de gentes de los habitantes, que los hace serviciales desde el primer momento que los visitas. Los precios pueden expandirse, entre opciones muy accesibles, hasta aquellas mucho m√°s elegantes y elaboradas para grupos de personas m√°s amplios, todo depender√° de una buena planificaci√≥n para disfrutar al m√°ximo. Las opciones gastron√≥micas de la parte final de la Ruta de la Plata incluyen platos como el cucurucho de pesca√≠to frito, las famosas croquetas de cocido y un buen vino para saborear esos contrastes de sabor que sin duda son la mejor excusa para conocer Espa√Īa de norte a sur, con un legado hist√≥rico que por siglos ha convertido a esta v√≠a, en la favorita de toda la familia, gracias a su diversidad y funcionalidad, al momento de conocer el pa√≠s.

Compartir