¿Qué debo hacer si hay hielo en la carretera?

5 de octubre de 2020 Tiempo de lectura 5´

Uno de los principales factores externos que debemos tener en cuenta a la hora de conducir son las condiciones climáticas. Los fenómenos atmosféricos como la nieve o la lluvia hacen que adaptemos nuestra conducción y debamos tomar especiales precauciones. También es necesario tener en cuenta la temperatura exterior ya que puede influir en el funcionamiento de nuestro vehículo.

A pesar de que es recomendable bajo condiciones atmosféricas adversas, bien es cierto que están pueden aparecer sin previo aviso o determinados conductores no pueden evitar los desplazamientos por motivos profesionales o personales. En estos casos lo mejor es seguir las recomendaciones que se establecen para cada evento climático que pueda suceder.

Las heladas tienen un peculiar impacto sobre la conducción de los vehículos ya que tienen efectos sobre el estado de la carretera. El hielo puede ser un verdadero peligro a la hora de manejar un vehículo ya que evita la fricción del neumático con la superficie produciéndose un efecto de falta de agarre a la carretera. Se genera una especie de pista de patinaje sobre la que el coche se desliza.

Esto da como resultado una falta de control sobre la conducción del vehículo en la que la distancia de frenado puede llegar a aumentar hasta diez veces con las peligrosas consecuencias que ello conlleva. También se pueden producir derrapes y deslizamientos del vehículo que pueden provocar serios accidentes si no se responde de la manera adecuada.

Conocer el estado de las carreteras nos puede ayudar a localizar las posibles placas de hielo

Una de las principales cuestiones es como saber si hay hielo en la carretera. En principio puede resultar difícil ya que visualmente no se aprecian las placas de hielo sobre el asfalto a determinada distancia. Una de las claves es tener claro es la ubicación donde suelen producirse para poder detectarlas y ajustar nuestra conducción a las necesidades de la carretera.

Está claro que cuando se producen temperaturas muy bajas existe más probabilidad de que aparezca hielo sobre la carretera, pero especialmente se presentan en zonas a la sombra o muy húmedas. También podemos encontrar placas de hielos en puentes sobre caudales de agua o en ubicaciones con mucha vegetación.

También es muy importante el momento del día siendo las primeras horas y el anochecer los tramos horarios donde hay más probabilidad de que aparezca hielo en la carretera. Evidentemente después de una lluvia o nevada es muy importante prestar especial atención a estos peligrosos obstáculos.

Existen varios elementos que nos pueden ayudar las carreteras o tramos con especial incidencia de las placas de hielo. La señal de pavimento deslizante nos debe poner en alerta sobre la aparición de las placas. En la web de la DGT también podemos encontrar información valiosa sobre las carreteras afectadas por el hielo y la nieve que nos puede ser de gran ayuda.

Otro de los aspectos importantes es saber cómo conducir si hay hielo sobre la carretera. Esta es realmente la clave para poder encontrar la seguridad que deseamos en nuestra conducción. Se puede dar una pérdida severa sobre la conducción del vehículo que puede ocasionar accidentes graves si no se responde adecuadamente.

Una conducción suave y progresiva da mejor resultado si hay hielo sobre la carretera

La primera de las recomendaciones es disminuir la velocidad ya que esto nos proporcionará mayor control sobre el vehículo. También es clave evitar las maniobras violentas cuando notamos que nuestro coche se desliza por perder el agarre con la carretera. Mantener la calma y los giros de volante suaves levantando el pie del acelerador dan mejor respuesta a este tipo de situación.

Si necesitamos desacelerar también es necesario no hacerlo de manera brusca. La disminución progresiva y el uso del freno motor evitará que seamos presa del efecto de inercia y que nuestro vehículo se vea lanzado. Es importante preservar e incluso aumentar la distancia de seguridad con otros vehículos como medida de seguridad para conseguir el espacio suficiente para el frenado.

Evidentemente es necesario aumentar la precaución si queremos conducir con la posibilidad de que exista placas de hielo sobre la carretera. Los neumáticos pueden ser nuestros mejores aliados y es muy recomendable usar los modelos para nieve que nos ayudarán a mantener una mayor fricción sobre la carretera. Su uso se aconseja para ubicaciones que lleguen a temperaturas por debajo de los 7 grados.

Debemos cuidar que nuestro vehículo tenga los equipamientos necesarios y que se encuentre en buen estado si queremos conducir bajo estas condiciones.

En VAMOS.es podrás encontrar el vehículo que mejor se adapte a tus necesidades de conducción gracias a sus grandes servicios de renting. Podrás conseguir la seguridad que necesitas para conducir en las condiciones climáticas más adversas. Contacta ya con nosotros para descubrir todas las posibilidades.

Compartir