Puertos de montaña, recomendaciones para conducir con seguridad

25 de septiembre de 2021 Tiempo de lectura 5´

Conducir puede ser un verdadero placer y existen carreteras que ofrecen recorridos espectaculares a destinos únicos. En algunas ocasiones te encontrarás con puertos de montaña en los que tendrás que poner a prueba tus habilidades al volante. En este tipo de vías los carriles pueden ser más estrechos, con muchas curvas y especialmente empinados.

Durante el recorrido deberás estar pendiente de todas las señales de tráfico y avisos que te ayudarán a conocer mejor la carretera. Para realizar un trayecto de puerto de montaña con seguridad es conveniente que adaptes tu estilo de conducción. Estas son las recomendaciones que debes seguir:

  • Lo primero es la velocidad. Respeta el límite establecido y recuerda que en este tipo de vías vas a encontrar conductores que van a distinto ritmo dependiendo de su conocimiento de la carretera. En los puertos de montaña es importante ser respetuoso con los vehículos que van más lentos. Evita pegarte excesivamente para no dar sensación de acoso.

Si te encuentras en la posición contraria y eres el conductor que va a velocidad más reducida, también deberás evitar ser un obstáculo. Facilita los adelantamientos cuando sea posible y siempre mantén el ritmo adecuado a tu conocimiento de la carretera.

  • Las curvas con cuidado. Si algo caracteriza a los puertos de montaña es que son recorridos en los que estarás girando el volante de manera continua. Usa el freno para ajustar la velocidad antes de entrar en tramos de curvas más cerradas. Si lo haces dentro de la curva el coche se puede desestabilizar y causar un accidente.

Recuerda siempre evitar maniobras bruscas en los puertos de montaña. Los frenazos pueden ser muy peligrosos en las curvas y es preferible usar el freno motor. Traza el recorrido siempre mirando la salida de la curva, será mucho más fácil.

  • Controla las pendientes. En los puertos de montaña las subidas y las bajadas son constantes. Es necesario hacer un uso más preciso de tu vehículo para evitar problemas. En las subidas, usa bien las marchas para que tu vehículo no se ahogue. Esto provocará un mayor desgaste y un consumo excesivo de combustible.

Las bajadas pueden ser más peligrosas porque tu coche gana velocidad. Utiliza el freno todo lo que puedas para que tu vehículo vaya controlado en todo momento.

  • Ojo con los adelantamientos. La visibilidad es la clave para poder superar con tu  coche los tramos complicados en los puertos de montaña. Nunca hagas esta operación si no cuentas con un campo de visión lo suficientemente claro. Adelantar en las curvas puede ser muy peligroso.

Como ya hemos indicado antes, si tu eres el conductor adelantado, debes ayudar a que el otro vehículo realice el adelantamiento sin problema. Evita aumentar la velocidad y ajústala para que todo el proceso transcurra sin problemas.

  • Vigila el estado de las carreteras. Los puertos de montaña suelen estar en parajes naturales donde puede ocurrir de todo. Derrumbes, árboles caídos y los grandes baches son habituales en este tipo de recorridos. En algunas ocasiones son tan recientes que puede que ni hayan sido señalizadas. ¡Presta mucha atención!

También debes ser consciente que puedes encontrar vida salvaje cruzando la carretera. Algunos animales, como los ciervos, son de gran tamaño y pueden causar muchos desperfectos en tu automóvil.

  • Consulta la previsión del tiempo. Este es uno de los factores que debes tener en cuenta si tienes previsto conducir por un puerto de montaña. El viento, la lluvia o la nieve pueden dificultar al máximo la conducción.

En estos casos, recuerda siempre ir bien preparado. Si eres un conductor inexperto o no conoces bien el puerto de montaña es preferible que busques alguna ruta alternativa o lo dejes para otro día.

  • Tu coche siempre listo. Por supuesto que tu vehículo debe estar preparado si quieres conducir por puertos de montaña. Así que revísalo todo bien para no llevarte una sorpresa desagradable durante el viaje. Recuerda que vas a someter a tu automóvil a mucho esfuerzo.

Además de los elementos fundamentales como los neumáticos y los frenos, es conveniente que tu coche esté en buen estado en general. Sobre todo, para que no te quedes tirad@ en pleno puerto de montaña por una avería que se deba a un mal mantenimiento.

Recuerda que siempre debes conducir con precaución, pero esto es especialmente necesario en los puertos de montaña. ¡Llega a tu destino de manera segura y disfruta de tu viaje!

Compartir