En Vamos te contamos las ventajas del coche eléctrico

26 de agosto de 2020 Tiempo de lectura 5´
El coche eléctrico es una de las alternativas más amigables con el medio ambiente, ya que minimiza directamente la contaminación que un solo vehículo puede producir y teniendo un impacto directo en aspectos como la calidad del aire. Para conocer los beneficios de este tipo de coches es necesario evaluar sus ventajas, para finalmente decidirse por este tipo de medio de transporte que, sin duda, mejora la calidad de vida de las personas. El coche eléctrico es una alternativa diseñada para evitar el consumo de combustibles tradicionales como la gasolina o diésel, ya que sus componentes operan directamente con una carga eléctrica. La popularidad del coche eléctrico sigue creciendo considerablemente en regiones como Europa, donde poco a poco le sigue ganando terreno a los coches convencionales. Las ventajas de este tipo de coche van desde los aspectos técnicos que lo componen, como su impacto directo en la contaminación del aire. La ventaja más significativa de los coches eléctricos es que no emiten ningún tipo de gases contaminantes durante el tiempo que deben estar en funcionamiento, esta es la ventaja más importante y considerable de todas, ya que la contaminación del aire y todo lo que esto representa, es una consecuencia de los gases que producen tanto los vehículos domésticos como las grandes maquinarias que dependen de diferentes combustibles para funcionar y activar diferentes procesos industriales que pueden ser nocivos tan para el aire como para los suelos.

Ventajas de los coches eléctricos

Sin duda, los coches eléctricos ofrecen ventajas técnicas significativas, entre las que destaca el hecho de que son coches que reportan menos averías mecánicas que los coches convencionales, esto se debe a que no necesitan de un motor tradicional para funcionar, ya que no necesitan de las marchas tradicional con embrague, lo que se traduce a un porcentaje mínimo de averías. Los componentes de este tipo de coches no necesitan moverse, por lo su desgaste es realmente mínimo. Debido a que los coches eléctricos suelen no presentar averías, su mantenimiento es muy poco frecuente, al punto de casi no necesitarlo. Evidentemente, elementos consumibles como los frenos o neumáticos, deben ser sustituidos como en un coche tradicional, de resto, este tipo de vehículo no requiere una inspección minuciosa, más allá de conocer el estado de las baterías con periodicidad, y de esta manera calcular su recarga, como también se debe inspeccionar el estado de los motores eléctricos. Los coches eléctricos no necesitan de un constante cambio de filtros, ni el uso de lubricantes y mucho menos de líquidos como aceites, por lo que minimiza también el riesgo de accidentes o la avería de piezas por usar materiales químicos que no sean los correctos. La gran solución que aporta este tipo de coches que no depende de ningún tipo de combustible y por ende se erradica la necesidad de tener que surtir con frecuencia, lo que incide directamente en la economía del usuario. Una de las ventajas que mejor se pueden medir con los coches tradicionales, es que mientras la recarga de combustible puede ser realmente costosa y tediosa, un coche eléctrico se puede recargar en su garaje durante toda la noche con una tasa aproximada de un euro por cada cien kilómetros que permite recorrer la carga, convirtiendo a esta opción en la ideal para poder administrar mejor la economía de cada conductor, de forma responsable y oportuna.

Facilidades de los coches eléctricos

Los coches eléctricos también gozan de diferentes facilidades en otros aspectos, más allá del impacto ambiental y económico de dejar de usar combustibles. Empezando porque este tipo de vehículos puede disfrutar de tarifas reducidas en aparcamientos públicos, siendo una ventaja exclusiva de estos usuarios. En ciudades como Barcelona, existen ventajas fiscales como es el caso del Impuesto de Matriculación, que termina siendo gratuito para estos coches, siendo un factor que ha aumentado la compra de estos coches eléctricos en los últimos años. De igual forma los coches eléctricos pueden gozar de descuentos de hasta el 75% en el Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica, una reducción considerable tomando en cuenta el costo final que pueden llegar a tener los vehículos tradicionales. En este mismo orden, algunas ciudades han diseñado facilidades en forma de bonificación, otorgándoles a los usuarios un precio privilegiado por usar cargadores en plazas de aparcamiento públicas. Una de las facilidades más notorias de los coches eléctricos es que pueden circular sin mayor problema por el centro de las ciudades, en el caso de aquella que prohíben el ingreso de vehículos tradicionales, debido a la alta contaminación que pueden generar. De igual forma se les es permitido usar los carriles especiales Bus/VAO para ayudar a mejorar de forma significativa la circulación habitual en las grandes ciudades que suele ser bastante densa. Además de incidir directamente en que su conducción es más cómoda y relajada.  

Compartir