El sistema AVAS para vehículos eléctricos pasa a ser obligatorio

23 de septiembre de 2021 Tiempo de lectura 5´
Una de las principales características de los vehículos eléctricos es que no hacen nada de ruido. Esto, que resulta una gran ventaja para evitar la contaminación acústica, puede ser fuente de peligro para los peatones y ciclistas que pueden no detectar el coche cuando este circula a baja velocidad. Para evitar este tipo de situación, el sistema AVAS instalado en los vehículos eléctricos está diseñado para crear sonido y evitar así los atropellos. Se activa desde al arranque hasta que el coche alcance los 20 kilómetros por hora, también cuando circula marcha atrás. Las siglas AVAS responden a la denominación Acoustic Vehicle Alerting Systems (Sistema de Aviso Acústico de los Vehículos en español). También se pueden encontrar como PWS que corresponden a Pedestrian Warning System o Sistema de Aviso a Peatones. 

Muchas razones hacen necesario el sistema AVAS para vehículos eléctricos

Según un estudio elaborado por la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras de Estados Unidos (NHTSA) los vehículos eléctricos tienen un 35% más de posibilidades de atropellar a un peatón en comparación con los motores tradicionales. Esta cifra aumenta en el caso de accidentes con ciclistas. El sistema AVAS se incorpora en todos los vehículos eléctricos e híbridos para generar ruido suficiente para avisar a los peatones de su presencia. Este sonido se establece entre los límites normales para que sea detectado por las personas que no tienen el vehículo en su campo de visión. Debido a la gran utilidad del sistema AVAS se ha establecido su obligatoriedad por normas comunitarias. En concreto se recoge en el Reglamento Delegado (UE) 2017/1576 de la Comisión, de 26 de junio de 2017, que modifica el Reglamento (UE) n.°540/2014 del Parlamento Europeo y del Consejo en lo que se refiere a los requisitos del sistema de aviso acústico de vehículos para la homologación de tipo UE de vehículos. En uno de sus anexos hace referencia a las fechas de aplicación de la norma. La primera era el 1 de julio de 2019 que indicaba la necesidad de que todos los vehículos eléctricos e híbridos homologados y fabricados contaran con el sistema AVAS. La segunda fecha fue el pasado 1 de julio de 2021 en el que ya es necesario este elemento de seguridad se hace extensivo para todos los coches con motor eléctrico. En ese día se terminó el plazo para incorporar el sistema AVAS a aquellos vehículos que no lo tuvieran.

El sonido creado por el sistema AVAS cuenta con una serie de particularidades

La norma establece que el ruido provocado por el sistema AVAS debe estar entre los 56 y los 75 decibelios. Son los niveles necesarios para que el vehículo sea percibido sin que provoque demasiada contaminación acústica. Se puede tomar como referencia que una conversación normal puede generar unos 60 decibelios. El ruido emitido por el sistema AVAS para vehículos eléctricos debe también proporcionar información sobre el comportamiento del coche. Es decir, debe tener un comportamiento similar al sonido que genera un motor a combustión. El peatón o ciclista debe percibir también si el vehículo acelera o disminuye la velocidad. A partir de los 20 kilómetros por hora se considera que el propio sonido de la rodadura del vehículo eléctrico ya genera suficiente ruido para ser detectado. Por eso, a partir de ese límite el sistema AVAS ya queda totalmente conectado. El sistema AVAS cuenta con un sistema de pausa que puede usar el conductor en el supuesto de que no sea necesario. Una vez terminado este bloqueo, se volverá a situar en posición de activado para que vuelva a realizar su función. Existen aún varios desafíos para el sistema AVAS para coches eléctricos. Uno de ellos es la posibilidad que ofrecen los fabricantes de elegir entre distintos tipos de sonidos. Esto puede traer problemas sobre las repercusiones en los niveles de contaminación acústica. Por otro lado, fuera de la Comunidad Europea, muchos países, como Japón y Estados Unidos, están estableciendo sus propios límites de ruido para el sistema AVAS lo que puede traer problemas si queremos usar un vehículo eléctrico fuera de nuestras fronteras.  La eficacia del sistema AVAS está más que demostrada y, de ahora en adelante, será un elemento de seguridad necesario para los vehículos eléctricos.

Compartir