Recomendaciones para conservar los plásticos del interior de tu vehículo en perfecto estado

22 de septiembre de 2021 Tiempo de lectura 5´
En el interior de un coche puedes encontrar multitud de zonas que están fabricadas con plástico. Puedes encontrar que existe una amplia variedad dependiendo de la parte de la que se trate. Por ejemplo, en el salpicadero y las puertas el plástico es blando mientras que en la consola central es más rígido. Seguro que te gusta tener tu vehículo en perfecto estado y los plásticos del interior no son una excepción. Son una de las zonas en las que el polvo se suele acumular con el paso del tiempo. También puede perder su brillo dando un aspecto de dejadez en el habitáculo para los conductores y pasajeros. También se pueden producir rayones y pequeñas roturas que pueden generar mal aspecto. Los plásticos del interior de tu vehículo son una parte muy importante para conseguir la máxima comodidad, por eso es necesario que reciban los cuidados adecuados.

Los principales problemas de los plásticos del interior de tu automóvil: polvo y rayones

Para mantener los plásticos del interior de tu vehículo siempre limpios lo mejor es tener una bayeta de microfibra con un producto específico que puedes encontrar en tiendas especializadas. Si no tienes uno a mano, también es útil un multisuperficie que puedes encontrar en cualquier supermercado. Lo mejor es no aplicarlo directamente sobre la superficie para evitar que se produzca un efecto graso. También es muy recomendable no usar sólo la bayeta seca (a menos que sea atrapapolvo) ya que se puede provocar que el polvo se desplace por todo el interior del vehículo. Debe estar humedecida, al menos, con agua y jabón. Para los lugares más inaccesibles puedes servirte de una aspiradora para evitar la excesiva acumulación de suciedad. Retirar el polvo y la suciedad acumulados en los plásticos del interior del automóvil se debe hacer como mínimo una vez a la semana. Esto dependerá también de donde suela estar aparcado el coche. Lo mejor es que siempre tengas a mano la bayeta y el producto de limpieza para usarlo cada vez que sea necesario. Si los plásticos del interior de tu coche presentan rayaduras también puedes hacerlas desaparecer. Con un secador o pistola de calor puedes hacer que la superficie se ablande para luego poder aplicar un papel de lija de grano 2000. Una vez que has conseguido unificar la superficie, puedes esperar a que el plástico se enfríe para proporcionar un mejor acabado con un papel de lija superfino. Para finalizar debes usar un limpiador de plásticos especializado y una fina capa de barniz. También puedes usar pinturas específicas para tratar este tipo de materiales y que te ayudarán a conseguir un acabado perfecto. Para aplicarlas debes seguir siempre las indicaciones del proveedor.

Evita todo lo que puede estropear los plásticos del interior de tu automóvil

Una de las mejores maneras para que los plásticos del interior de tu automóvil estén perfectos es evitar la exposición excesiva al sol. Además de que puede afectar al color y al brillo, las temperaturas demasiado elevadas también pueden provocar que la superficie se deforme y surjan grietas. Por eso asegúrate que tu vehículo esté aparcado a la sombra si va a estar mucho tiempo inmovilizado. También puedes usar parasoles para evitar que la luz del sol estropee los plásticos del interior de tu vehículo. Por supuesto, también debes evitar que sustancias excesivamente corrosivas entren en contacto con las superficies plásticas de los coches. Lugares como el salpicadero o los posavasos, por ejemplo, que se utilizan para dejar alimentos y bebidas pueden causar manchas que luego pueden ser muy difíciles de quitar. Lo mismo ocurre con los objetos cortantes como llaves o herramientas. Pueden causar rayaduras y roturas que afectan el estado de los plásticos del interior del coche. Lo mejor es usar los distintos habitáculos del coche que están habilitados para almacenar objetos para evitar que se conviertan en proyectiles con el movimiento del coche. Los plásticos del interior de tu vehículo pueden estar perfectos si los cuidas a menudo. Conseguirás que tu coche sea más acogedor si están siempre limpios y con buen aspecto. Con una serie de buenos hábitos conseguirás que estén impecables para cualquier ocasión.

Compartir