Consejos para mantener la pintura de tu coche como nuevo

5
min
Image
cuidados del coche
La pintura de los coches actuales es bastante más resistente que la de los modelos más antiguos. No es extraño encontrar vehículos por la calle que tienen más de 15 años y el sol y otras inclemencias ya están dañando algunas zonas visibles. Pero seguro que tú no quieres que te ocurra eso.El uso habitual del coche, algunos hábitos que hemos adquirido con el paso del tiempo o, como decimos, la acción del clima; pueden estropear la parte estética de nuestro vehículo. Cuidar la pintura de tu coche debe ser una prioridad para mantenerlo como recién estrenado, y para ello te recomendamos seguir estos nueve consejos.

9 consejos para una pintura de coche perfecta

Aparca siempre en garaje

Si puedes, haz que tu coche pase el máximo tiempo posible lejos de los rayos del sol. La exposición continua a los rayos UVA y a otros fenómenos atmosféricos hará que la pintura se pierda antes de lo que nos gustaría. Y si, además, podemos evitar los actos vandálicos, mucho mejor para tu bolsillo.

Lava el vehículo con cierta frecuencia…

La suciedad incrustada en la pintura de tu coche puede hacer mella a lo largo del tiempo. Te recomendamos que una vez al mes o cada dos meses, te dediques a limpiar a fondo tu vehículo. No solo estarás más cómodo al conducir y en el habitáculo interior, sino que también evitarás que los colores se vayan perdiendo con el tiempo.

… pero no en los autolavados

Está claro que estas máquinas son muy cómodas y rápidas, pero no son especialmente delicadas con la pintura de tu coche. Especialmente si son muy antiguas y ves excesivos restos de óxido, aléjate de ahí. Puedes probar a lavarlo a mano en casa si tienes hueco o con las pistolas a presión que ponen a tu disposición estos centros de lavado.

Utiliza los productos adecuados

Seguimos con la limpieza del coche, un aspecto muy importante a la hora de cuidar la pintura. Si hemos dejado claro que los autolavados viejos y sucios son muy malos para la carrocería del vehículo, igualmente dañinos pueden ser los elementos menos cuidadosos. El uso de cepillos viejos o estropajos causan daños irreparables, y lo mismo ocurre con amoniaco, lejías o lavavajillas. Utiliza siempre bayetas y toallas de microfibra y champús especiales para carrocería.

Deja suficiente espacio al aparcar

Este punto puede parecer complicado, especialmente en grandes ciudades o parkings de centros comerciales. Lo ideal es encontrar un sitio en el que dejar el coche que tenga suficiente hueco por los cuatro costados para que no haya roces involuntarios por parte de otros conductores. Encontrarte la chapa abollada y la pintura descascarillada al recoger tu coche no es la mejor experiencia.

Cuidado con los árboles

Continuamos hablando de aparcamientos, y esta vez vamos con los elementos naturales del entorno. Dejar nuestro coche bajo un árbol puede parecernos una buena idea para aprovechar su sombra, pero puede no serlo. En algunas épocas del año, los árboles sueltan resinas y flores que se pegan a la pintura del vehículo y serán muy difíciles de quitar, necesitando varios lavados.

Repara la cera dos veces al año

Por mucho que hayas seguido los pasos anteriores, es normal encontrarnos con leves marcas en la pintura de nuestro coche. El uso habitual, los días de mucho sol o la misma polución dejan huella. Por eso, te recomendamos que cada 4 o 6 meses, realices un tratado de descontaminación al exterior del coche para eliminar impurezas, y luego un encerado profesional para proteger los pigmentos

Pulimentado de la pintura, cada dos o tres años

Seguimos con cuidados especiales. Ahora que ya has tratado con cariño la pintura de tu coche, presentará muy buen estado y solo tendrá algunos desperfectos después de dos o tres años de uso. Estos pequeños daños pueden eliminarse con un simple pulido, restaurando la superficie de los arañazos y devolviendo el brillo original a la carrocería.

Actúa sobre los daños en el mismo momento

No es extraño ver que muchos conductores deciden esperar a que haya varios desperfectos en la pintura del coche para pasar por el taller. Esto puede parecer, en principio, un ahorro de tiempo y dinero; pero se vuelve en nuestra contra. En primer lugar, porque pueden agravarse a lo largo de los días y las semanas; y en segundo, porque un simple arañazo podemos arreglarlo nosotros mismos y no necesitaremos acudir a ningún centro especializado.