Cómo contabilizar el renting de un coche

2 de diciembre de 2019 Tiempo de lectura 5´
Si tu empresa tiene una flota de coches de renting para que los ejecutivos, los comerciales y los transportistas puedan moverse con libertad y cumplir con sus cometidos, debes reflejarla cuando hagas las cuentas. Dicho de otra manera, tienes que saber cómo contabilizar un renting. El renting de un coche es un contrato de arrendamiento operativo. Por si no lo tienes del todo claro, vamos al concepto más básico. El arrendamiento está definido en la norma 8ª del Plan General Contable: «es cualquier acuerdo por el que el arrendador cede al arrendatario, a cambio de percibir una suma de dinero o una serie de pagos o cuotas, el derecho a utilizar un activo durante un tiempo determinado».  Existen 2 tipos de arrendamientos: financiero y operativo. En el operativo, que necesitas conocer en detalle para saber cómo contabilizar el renting de un coche, el contrato fija que el propietario de un activo transfiere el derecho de uso a cambio del pago de un canon periódico.  Es, salvando las distancias, parecido a un alquiler. Aunque el suscriptor del renting suele contratar una serie de servicios complementarios. Por ejemplo, la asistencia técnica, el mantenimiento, los seguros o la sustitución, entre otros.  El arrendamiento financiero, por si tienes curiosidad, es el conocido como leasing. En este caso, el contrato se realiza tras comprar un inmovilizado y las condiciones económicas incluyen la transferencia de todos los riesgos y beneficios. 

Contabilizar renting del coche

Para contabilizar el renting de coches debes prestar atención a los distintos ingresos y gastos relacionados. Y se contabilizarán en el ejercicio en el que se devenguen, además de llevarlos a tu cuenta de pérdidas y ganancias.  Esto es importante, porque significa que como el coche no es de tu propiedad, no lo cuentas como un activo y, por lo tanto, no tienes que amortizarlo. Eso sí, el arrendador del renting tendrá que seguir presentando y valorando los activos (los coches) que haya cedido a todos sus clientes.  Para contabilizar la factura de renting de un coche cuando te llega tienes que anotar tres asientos. Lo más práctico es verlo con un ejemplo: tu empresa firma un contrato de renting para un Fiat 500 por 203€ al mes con el IVA incluido durante 36 meses, con un máximo de 10.000 kilómetros al año. ¿Qué debes anotar en el debe de tu contabilidad?
  1. Cuenta 621 de arrendamiento y cánones: la base imponible de 167,77€.
  2. Cuenta 472 del IVA soportado: 53,23€. 
Y en el haber, hacer el asiento contable del renting en la cuenta 410 de acreedores por prestación de servicios. ¿Qué cantidad? Los 203€ de tu cuota mensual.  Así de sencillo es cómo se contabiliza el renting de un coche. En términos contables, como cualquier al que puedes estar acostumbrado. Con dos ventajas interesantes sobre la compra de un vehículo de empresa, eso sí: que el renting es fiscalmente deducible como gasto; y que como no constituye una deuda que aparezca en el balance, no afecta a los ratios de endeudamiento de tu empresa ¿Qué te parece? ¿Fácil, verdad?

Compartir