Cinturón de seguridad: ¿Por qué debes de usarlo cada vez que conduces?

11 de octubre de 2020 Tiempo de lectura 5´

El cinturón de seguridad salva vidas, muchas vidas. Es un hecho que no admite discusión. Sin embargo, son muchas las personas que se siguen resistiendo a utilizarlo o que lo hacen de manera incorrecta, a pesar de las advertencias, de las campañas de concienciación y, por supuesto, de las sanciones que implica el no llevarlo puesto.

En España el uso del cinturón de seguridad es obligatorio para todos los pasajeros desde 1992, y hay muy pocas excepciones: al efectuar maniobras de estacionamiento o marcha atrás; personas exentas por razones médicas o de discapacidad que cuenten con el certificado correspondiente; o colectivos profesionales como conductores de taxis o vehículos de urgencia y profesores de autoescuela cuando acompañen a un alumno.

Los datos hablan

En un informe, la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que el uso del cinturón de seguridad en el coche reduce en un 50% la posibilidad de fallecer en un accidente de tráfico y reduce en el mismo porcentaje el riesgo de sufrir lesiones graves.

En el caso de los niños, el riesgo es aún mayor: no llevar la sujeción adecuada multiplica por cinco el riesgo de sufrir lesiones muy graves o mortales.

Dando un paso más allá y ciñéndonos a estadísticas en España, según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), en el año 2018, el 23% de los fallecidos en accidente de tráfico que viajaban en turismo o furgoneta no llevaban puesto el cinturón de seguridad.

Y, a pesar de todo ello, sigue siendo elevado el porcentaje de personas que se resisten a abrocharse ese escudo que es el cinturón de seguridad. Una circunstancia especialmente preocupante porque según un informe elaborado por Automovilistas Europeos Asociados (AEA) a partir de datos de la DGT, las sanciones por este incumplimiento se elevaron en 2019 en un 13,9% respecto al año anterior.

De los datos a las razones

Los datos deberían ser suficientes para no olvidarse nunca de ponerse el cinturón de seguridad en el coche. Pero, para entender mejor su importancia real, nunca está de más conocer exactamente cómo puede salvar la vida.

Por un lado, sin cinturón de seguridad, los otros elementos de protección en caso de accidente no podrán actuar como tales. Cinturón, reposacabezas y airbag son complementarios. Cuando no hay una buena sujeción, en caso de accidente, el golpe provocado por la inercia también puede ser grave e incluso mortal.

De hecho, es el impacto contra otros elementos del vehículo el que en caso de siniestro provoca más lesiones y muertes en caso de accidente. Todo, sin olvidar el riesgo que supone salir despedido del coche por la fuerza del choque.

Por otra parte, en el caso de los pasajeros sentados en la parte trasera del vehículo, el cinturón de seguridad impide que, en caso de impacto, salgan despedidos con fuerza hacia delante. Y no solo se evita el golpe contra los asientos delanteros, sino que estos se desplacen y lleguen a aplastar a las personas que los ocupan.

Una nueva mención a los datos que lo avalan: según la DGT, en caso de choque frontal, el riesgo de fallecer o sufrir heridas graves se reduce en un 90% con el uso de cinturón y hasta en un 50% si se trata de un alcance con otro vehículo.

Y el riesgo de lesiones o de fallecimiento, como señalábamos, se quintuplica en el caso de niños que viajan sin un sistema de retención infantil adecuado o no llevan el cinturón de seguridad puesto si ya puedan ocupar un asiento en condiciones normales.

Siempre puesto, pero correctamente

Llevar puesto el cinturón de seguridad en tu coche va a evitar lesiones severas e incluso mortales en caso de siniestro. Pero de poco servirá si no lo colocas correctamente. ¿Cómo debes usarlo?

  • El cinturón debe ir bien ceñido al cuerpo. Nunca se deben poner pinzas o frenos y conviene evitar ropa demasiado voluminosa.
  • Una vez abrochado, debes comprobar que el cinturón de seguridad no lleva ninguna vuelta o ha quedado enganchado en algún sitio.
  • La parte superior del cinturón debe apoyarse entre el cuello y el hombro, encima de la clavícula y, en el caso de embarazadas, debe ir hacia la cadera por encima del abdomen. Mientras, la cinta inferior debe descansar sobre los huesos de la cadera.
  • Conviene llevar el asiento recto, ya que en caso de impacto se evita el llamado efecto submarino, que provoca estrangulamiento.
  • Por supuesto, los más pequeños deben viajar con un sistema de retención homologado.
  • Y siempre, ante cualquier síntoma de deterioro o de mal funcionamiento y después de cualquier accidente, es importante cambiar el cinturón de seguridad.

No llevar puesto el cinturón conlleva una multa de 200 € y pérdida de hasta tres puntos en el carnet en el caso del conductor. Pero, más que de sanciones, es una cuestión de responsabilidad. Por ello, nunca debes olvidar ponerte el cinturón de seguridad en tu coche y asegurarte de que el resto de los ocupantes lo llevan antes de antes de arrancar.

Compartir