La posibilidad de cargar los coches eléctricos en casa podría impulsar sus ventas

23 de marzo de 2021 Tiempo de lectura 5´
Poco a poco, los coches eléctricos se van haciendo un hueco destacado en el mercado automovilístico. De hecho, en 2020, un año muy complicado para las ventas, en España se vendieron casi 18.000 vehículos eléctricos, el doble que en el año anterior. Mientras, las matriculaciones de los híbridos enchufables se triplicaban, pasando de poco más de 7.400 en 2019 a 23.300 en 2020. Son estos datos que muestran cómo el sector del vehículo eléctrico se afianza, poco a poco pero con fuerza, en el mercado español. Sin embargo, aún son muchos los que, a pesar de estar interesados en adquirir o en hacerse con un vehículo de renting eléctrico recargable, se lo piensan mucho antes de tomar la decisión. Por un lado, se valora todo lo que implica tener un coche eléctrico: en primer lugar, el ahorro en combustible; en segundo lugar, la variedad de modelos enchufables que salen al mercado y que cada vez es mayor; y, en tercer lugar, evidentemente, no podía faltar la conciencia medioambiental A ello hay que sumar las ventajas que suponen las etiqueta ECO o la etiqueta ambiental 0 de los vehículos eléctricos o híbridos. Etiquetas que, en grandes ciudades, suponen poder acceder a áreas restringidas al resto de vehículos o a descuentos en los estacionamientos regulados.

El problema de la recarga

Ese interés creciente por los vehículos eléctricos enchufables choca, sin embargo, con un obstáculo para muchos interesados: la posibilidad de cargarlos en casa. La carga es, de hecho, una de las cuestiones que más peso parece tener a la hora de tomar la decisión. No tener claro cómo y de qué manera se podrá enchufar el vehículo, así como el tiempo de carga son frenos importantes. Las dudas que se plantean son muchas. Quien sí tiene la posibilidad de cargar el coche eléctrico en casa sin problemas porque reside en una vivienda unifamiliar, se enfrenta al dilema de si podrá hacerlo con un enchufe normal o tendrá que instalar un punto de carga en su domicilio, con la inversión adicional que ello supone. Y algo parecido ocurre en el caso de aquellos que residen en edificios de viviendas y tienen plaza de garaje. En este caso, la instalación de un punto de carga cuenta con un obstáculo añadido: la necesidad de comunicarlo a la comunidad. Esta no puede impedir la instalación, pero sí es necesario ponerla sobre aviso, legalizar la obra y que esta sea realizada por una empresa autorizada para ello. El coste de la instalación de un punto de recarga para vehículos eléctricos suele moverse en el entorno de los 1.000 euros, aunque este coste depende mucho de la instalación y del equipo elegido. Sin embargo, la inversión, en el caso de optar por cargadores de recarga semi rápida o rápida, se compensa por la notable reducción del tiempo en conseguir que la batería cargue completamente

Incentivos a la compra

Estimular la adquisición de vehículos eléctricos con vistas a rebajar las emisiones a la atmósfera se ha convertido en uno de los objetivos de las administraciones públicas. De hecho, se acaba de anunciar un nuevo paquete de medidas destinadas a incentivar sus ventas. El Plan Moves para este año 2021 contempla un fondo de 400 millones de euros destinados no solo a estimular las ventas de coches eléctricos, sino también a subvencionar la instalación de puntos de recarga. La fecha de entrada en vigor aún no se conoce, pero sí que serán las comunidades autónomas las encargadas de administrar los fondos.  Y una cuestión que no se debe pasar por alto: la cuantía destinada a este plan se ha cuadruplicado, ya que en 2020 sólo alcanzó la cifra de 100 millones de euros. Esto pone de manifiesto el interés en motivar a los consumidores a adquirir vehículos eléctricos subvencionando el medio de resolver una de sus mayores preocupaciones, como es la recarga del coche. Y aún hay otra medida, una que acaba de entrar en vigor, relacionada con la recarga: la nueva etiqueta para coches eléctricos e híbridos enchufables que deberán llevar aquellos que salgan de fábrica y que está destinada a identificar la opción de recarga adecuada.  Facilitar la carga de los coches eléctricos es una asignatura pendiente en la que aún queda mucho por hacer y mucho camino por recorrer. Por un lado, ayudando a la instalación de la infraestructura necesaria en domicilios y garajes. Por otro, aumentando el número de estaciones de recarga públicas, que en España se sitúa alrededor de 8.000, aunque las previsiones señalan que en menos de una década deberían ser más de 300.000. Si es tu deseo conducir un vehículo eléctrico y disfrutar de todas sus ventajas, en VAMOS puedes encontrar ese coche de renting perfecto para ti: cómodo, seguro, con las mejores prestaciones y respetuoso con el medio ambiente.

Compartir